El Sábado en la Biblia

Algunas preguntas que sirguen, la Biblia es muy clara cuando habla del día de reposo, estudia con atención este tema: El Sábado en la Biblia

¿POR QUÉ GUARDAR EL SÁBADO? ¿Cuál es el objetivo, porque no el domingo? ¿Quién lo creó? ¿Cuándo fue hecho y para quién? ¿Qué día es el verdadero sábado? Muchos guardan el primer día de la semana; es decir, el domingo ¿Con qué autoridad bíblica hacen esto? Algunos guardan el séptimo día; es decir, el sábado. ¿En qué parte de la escritura se basan para ello? Citas Bíblicas sobre ambos días. Estudia y decide, Dios te ilumine.

 

Después de haber trabajado los primeros seis días de la semana durante la creación de la Tierra, Dios reposó en el séptimo día. (Génesis 2:1-3).

 

El Creador bendijo el séptimo día. (Génesis 2:3).

El santificó el séptimo día. (Éxodo 20:11).

Lo estableció como día sábado en el Jardín del Edén. (Génesis 2:1-3).

Fue establecido antes de la caída [antes del pecado]; por lo tanto, no es un tipo [representación], dado que los tipos no fueron introducidos sino mucho tiempo después de la caída.

 Jesús dijo que fue hecho para el hombre (Marcos 2:27); es decir, para la raza humana, ya que la palabra hombre aquí tiene un sentido global y total; por lo tanto, es tanto para judíos como gentiles.

 Es un monumento a la Creación. (Éxodo 20:11; 31:17). Cada vez que reposamos en el séptimo día, conmemoramos ese gran evento, tal como Dios lo hizo en la Creación.

 Fue dado a Adán y Eva en el mismo comienzo de la historia humana. (Marcos 2:27; Génesis 2:1-3).

 Y es así como ha llegado hasta nosotros. (Hechos 17:26).

 No representa ninguna institución judía, fue establecido 2,300 años antes de que existiera judío alguno.

 La Biblia nunca lo define como  el sábado judío, siempre lo llama “el sábado del Señor tu Dios”. El ser humano debería tener cuidado de la forma como estigmatiza al santo día de descanso de Dios.

 Se hace una referencia muy evidente al sábado y a la semana de siete días, en toda la edad patriarcal. (Génesis 2:1-3; 8:10-12; 29:27-28, etc).

 Era parte de la Ley de Dios antes del Sinaí. (Éxodo 16:4, 27-29).

 Entonces Dios lo colocó en el centro de su Ley Moral (Éxodo 20:1-17). ¿Por qué le dio esa posición si no era igual a los otros nueve preceptos, que la mayoría admite y dice que son inmutables? Aceptar los 9 mandamientos y quitarle mérito al sábado es un gran error, o todos o ninguno, es un paquete o todo o nada…

El séptimo día como sábado fue ordenado por la voz del Dios viviente. (Deuteronomio 4:12-13).Luego Él escribió el mandamiento con su propio dedo. (Éxodo 31:18).

Él lo gravó en tablas de piedra, símbolo de perdurable. (Deuteronomio 5:22).

Fue preservado en el Arca dentro del lugar santísimo. (Deuteronomio 10:1-5).

Dios prohibió trabajar en sábado y lo dice claramente. (Éxodo 34:21).

Dios destruyó a los israelitas en el desierto porque profanaron el sábado. (Ezequiel 20:12-13).

Se constituye en la señal del Dios verdadero, señal mediante la cual sabremos diferenciar al Dios verdadero de los dioses falsos. (Ezequiel 20:20).

 Dios prometió que Jerusalén permanecería para siempre si los judíos guardaban el sábado. (Jeremías 17:24-25).

 Dios permitió la cautividad de los judíos en Babilonia porque ellos quebrantaron el sábado (Nehemías 13:18).

 Dios permitió la destrucción de Jerusalén por haber violado el sábado. (Jeremías 17:27).

 Dios ha pronunciado una bendición especial para todos los guarden el sábado. (Isaías 56: 6-7).

 Está en la profecía, la que en su totalidad se refiere a la dispensación cristiana. (Ver Isaías 56).

 Dios ha prometido bendecir a todo aquel que guarde el sábado. (Isaías 56:2).

 El Señor nos pide que lo llamemos “glorioso”. (Isaías 58:13).

Después de haber sido pisoteado durante “muchas generaciones”, el santo sábado será restaurado en los últimos días. (Isaías 58:12-13).

 

En el Nuevo Testamento hay evidencia bíblica para decir que el sábado es el día de reposo.

 

Cuando el Hijo de Dios estuvo en la Tierra, durante toda su vida guardó el séptimo día. (Lucas 4:16; Juan 15:10). De este modo, siguió el ejemplo de su Padre en la Creación. ¿Acaso no hallaremos seguridad en seguir el ejemplo de ambos, Padre e Hijo?

 El séptimo día es el día del Señor. (Ver Apocalipsis 1:10; Marcos 2:28; Isaías 58:13; Éxodo 20:10).

 Jesús es el Señor del sábado (Marcos 2:28); esto es, para amarlo y protegerlo, lo mismo que el esposo es señor es cabeza del hogar y por lo tanto  ama y cuida a su esposa (1 Pedro 3:6).

 El vindicó el sábado como una institución de misericordia, diseñada para el bienestar del hombre. (Marcos 2:23-28).

 En lugar de abolir el sábado, cuidadosamente enseñó cómo debería ser observado. (Mateo 13:1-13).

 

Él enseñó a sus discípulos que no hicieran nada en el día sábado, salvo aquello que fuera “lícito” (Mateo 12:12).

 En los cuarenta años después de la Resurrección, los apóstoles, mediante sus oraciones, ponían un especial interés en el día sábado, según la instrucción que Jesucristo les había dado. (Mateo 24:20).

 Las mujeres piadosas que estuvieron con Jesús guardaron cuidadosamente el séptimo día después de su muerte. (Lucas 23:56).

Treinta años después de la resurrección de Cristo, el Espíritu Santo expresamente lo llama “día sábado”, (Hechos 13:14).

 Pablo, el apóstol de los gentiles, lo llamó “día sábado” en el año 45 D.C. (Hechos 13:27) ¿Ignoraba Pablo esto? O ¿creeremos a los modernos maestros que afirman que éste dejó de ser el día de reposo en la resurrección de Cristo?

 Lucas, el historiador cristiano inspirado, escribiendo en la tardía fecha del año 62 D.C, lo llama “día sábado”. (Hechos 13:44).

 Los gentiles, conversos al cristianismo, lo llamaban sábado. (Hechos 13:42).

 En el gran concilio Cristiano, d.C., y ante la presencia de los apóstoles y miles de discípulos, Santiago lo llama “día sábado”. (Hechos 15:21).

 Era de uso común tener reuniones de oración en este día. (Hechos 16:13).

 Pablo leía las Escrituras en reuniones públicas durante este día. (Hechos 17:2-3).

 Era costumbre de él predicar en ese día. (Hechos 17:2-3).

 Solamente el libro de los Hechos rinde un registro en donde se describe a Pablo celebrando 84 reuniones en este día. (Ver Hechos 13:14,44; 16:14; 17:2; 18:4-11).

 Nunca hubo disputa alguna entre cristianos y judíos en cuanto al día sábado. Esto prueba que los cristianos todavía observaban el mismo día que los judíos.

 En todas sus acusaciones en contra de Pablo, nunca lo acusaron por tratar con indiferencia el día sábado. ¿Por qué no lo hicieron ya que, según muchos, él no lo guardaba?

 Sin embargo, Pablo mismo declaró expresamente que él había guardado la Ley. “Ni contra la ley de los judíos, ni contra el templo, ni contra César he pecado en nada”. Hechos 25:8. ¿Cómo podría creérsele esto si él no guardaba el sábado?

 El sábado es mencionado en el Nuevo Testamento 59 veces, y su mención siempre se hace con respeto; y reviste el mismo título que tenía en el Antiguo Testamento, “el día sábado”.

Ni una sola palabra se menciona en todo el Nuevo Testamento en cuanto a si el sábado fue abolido, suprimido, modificado, o algo parecido.

Dios nunca ha autorizado a hombre alguno trabajar en este día. Querido lector, ¿de dónde sacar la idea de que el sábado ha pasado o fue para los judíos y, como justificar un día domingo sacando al sábado de los diez mandamientos?

Nunca ningún cristiano en el Nuevo Testamento, ni antes ni después de la Resurrección, realizó tareas ordinarias en el séptimo día. Encuentre un caso al respecto, y entonces haremos la pregunta: ¿por qué los modernos cristianos deberían obrar diferente que los cristianos de la Biblia?

 No hay ningún registro de que Dios haya retirado su bendición o santificación del séptimo día.

 Así como el sábado fue observado en el Edén antes de la caída, también será observado eternamente en la Tierra Nueva después de que ésta haya sido restituida. (Isaías 66: 22,23).

 El séptimo día como sábado era una parte importante de la ley de Dios, ya que provino de su propia boca, y fue escrita con su propio dedo sobre las tablas de piedra en el Sinaí. (Ver Éxodo 20). Cuando inició su obra, Jesús expresamente declaró que Él no había venido a destruir la Ley. “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas” Mateo 5:17.

 Jesús severamente condenó a los fariseos como hipócritas por pretender amar a Dios, mientras que ….

 

El Domingo ¿Qué Dice la Biblia? No existe una sola cita que diga que el domingo es o ha sido cambiado para que ahora sea el día de reposo…

El primer escrito en la Biblia habla de trabajo hecho el domingo, el primer día de la semana. (Génesis 1:1-5). El Creador mismo hizo esto. Si Dios hizo la tierra en un domingo, ¿será indigno que nosotros trabajemos los domingos?

 Dios manda a los hombres que trabajen el primer día de la semana. (Éxodo 20: 8-11). ¿Acaso hay algo de malo en obedecer a Dios?

 Nunca fue guardado por alguno de los patriarcas.

 Nunca fue guardado por alguno de los santos profetas.

Por expreso mandato de Dios, su pueblo santo usó el primer día de la semana como un día de trabajo común por al menos 4,000 años.

 Dios mismo lo denomina día de “labor”. (Ezequiel 46:1).

 Dios no reposó en él.

 Él nunca lo bendijo.

Cristo no reposó en él.

 Jesús fue carpintero (Marcos 6:3), y se desempeñó en este oficio hasta los treinta años de edad. Él guardó el sábado y trabajó seis días en la semana, como todos lo admiten. Por lo tanto, trabajó arduamente los domingos.

 Los apóstoles trabajaron en este día en ese mismo tiempo.

 Los apóstoles nunca reposaron en él.

 Cristo nunca lo bendijo.

 Nunca ha sido bendecido por ninguna autoridad divina.

 Nunca ha sido santificado.

 Nunca se dio ley alguna para hacer que se respetara su observancia, por lo tanto no es una transgresión trabajar en él. “Donde no hay ley, no hay transgresión”. Romanos 4:14 (También ver 1ª Juan 3:4).

 El Nuevo Testamento, en ninguna parte prohíbe el trabajo hecho en él.

 No existe pena alguna para quienes lo quebrantaran.

 No se promete ninguna bendición para quienes lo observaran.

 No se provee de ningún reglamento en cuanto a cómo debería ser observado. ¿Acaso sería así si en el propósito del Señor estuviera que lo guardáramos?

Nunca es conocido como el sábado [descanso] cristiano.

 Nunca, en absoluto, es conocido como día sábado.

 Nunca es llamado día del Señor.

 Ni una sola vez es llamado día de reposo.

 Ningún título sagrado, de cualquier tipo, se le aplica alguna vez. Entonces, ¿por qué deberíamos llamarlo santo?

 Se conoce simplemente como “el primer día de la semana”.

Hasta donde sabemos, Jesús, de ninguna manera, jamás lo mencionó, nunca de sus labios se oyó pronunciar este nombre.

 

La palabra 'domingo' nunca, en absoluto, tiene lugar en la Biblia.

 

Ni Dios ni Cristo, ni hombres inspirados, mencionaron una sola palabra a favor del domingo como un día santo.

 El primer día de la semana se menciona solamente ocho veces en todo el Nuevo Testamento. (Mateo 28:1; Marcos 16:2, 9; Lucas 24:1; Juan 20:1, 19; Hechos 20:7; 1ª Corintios 16:2).

 Seis de estos textos se refieren al mismo primer día de la semana.

 Pablo dirigió a los santos para considerar sus asuntos seculares en ese día. (1ª Corintios 16:2).

 En todo el Nuevo Testamento tenemos un solo registro de una reunión religiosa que tuvo lugar en ese día, pero incluso se trató de una reunión por la noche. (Hechos 20:5-12).

 No existe insinuación alguna que hayan realizado alguna reunión en este día, antes o después de esto.

 No era costumbre de ellos reunirse ese día.

 No existía algún requerimiento para partir el pan en ese día.

 Tenemos el registro de una sola instancia en la cual se dio esto. (Hechos 20:7).

 Esto se realizó después de la media noche. (Versículos 7-11). Jesús la celebró el jueves al anochecer (Lucas 22), y los discípulos la celebraban cualquier día (Hechos 2:42-46).

 En ninguna parte de la Biblia se menciona que el primer día de la semana conmemora la resurrección de Cristo. Esto es tradición de hombres, lo cual contradice la Ley de Dios. (Mateo 15:1-9). Es el bautismo lo que conmemora la muerte y resurrección de Cristo. (Romanos 6:3-5).

 Finalmente, el Nuevo Testamento guarda absoluto silencio respecto a cualquier cambio en el día sábado o de adjudicar santidad alguna al primer día.

Review and Herald Publishing Association 1885. Editado.